Nacional

Promueven consorcio nacional de escuelas de nanotecnología

Por Karla Navarro

La agrupación bajo la figura de consorcio, de escuelas que ofertan carreras en nanotecnología a lo largo de todo el país, es una de las principales líneas de trabajo que figuran en el plan de desarrollo elaborado por el doctor Fernando Rojas Íñiguez, director del Centro de Nanociencias y Nanotecnología (Cnyn) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), campus Ensenada.

En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, Fernando Rojas, quien apenas en marzo de este año rindió protesta como titular del Cnyn, enfatizó que la creación de un consorcio de este tipo potenciará la capacidad del centro y de todas las instituciones que lo integren.

Investigador del Cnyn desde hace 20 años, es especialista en física teórica cuyos estudios se centran en fenómenos físicos de la computación cuántica, lo que considera ha sido un factor para mantenerlo en contacto con las tecnologías de vanguardia.

Convencido de que las actividades de un investigador deben contemplar vinculación, docencia, difusión y labores administrativas, los últimos ocho años fungió como jefe del Departamento de Física Teórica del Cnyn.

1-fernando1318.jpg

Doctor Fernando Rojas Iñiguez.Ahora inicia una nueva etapa en su carrera profesional, que lo enfrenta a nuevos retos y proyectos que desarrollará durante sus cuatro años de gestión, entre los que contempla como uno de sus objetivos más ambiciosos, la proyección internacional del Cnyn.

Agencia Informativa Conacyt (AIC): ¿Cuál considera que es el eje central de su plan de trabajo?

Fernando Rojas Íñiguez (FRI): Lo más fuerte de mi plan, creo yo, es hacia dentro. Muchas veces los directores queremos ver hacia afuera, cómo nos vamos a proyectar, también tenemos esa parte, no está descuidada porque el plan lo tiene, pero yo creo que hacia dentro es muy importante.

AIC: ¿Cómo se traduce esto en acciones? ¿Podría dar algún ejemplo?

FRI: Tenemos dos unidades que son la unidad de nanocaracterización y tenemos una unidad que se llama nanofab o cuarto limpio, que no está en operación, todavía no sirve internamente para que los investigadores puedan hacer nanodispositivos.

Lo importante es que ese laboratorio funcione. Funcionar y dar los servicios internamente, que se regule y se establezca la forma de operar, es una de mis prioridades, porque de esa manera le das plausibilidad a que eventualmente, cuando te vas hacia afuera, a una empresa le puedes decir “aquí te puedo hacer un nanodispositivo”.

AIC: ¿Cómo se contempla la docencia y la oferta académica del Cnyn en su plan de trabajo?

FRI: La docencia es una vocación importante dentro de nuestro centro y no solo eso, desde el punto de vista de la UNAM, lo que sentí es que el rector está muy comprometido con la docencia.

Nosotros también debemos tener esa visión. Tenemos una licenciatura, tenemos posgrados, tenemos que crear una identidad de centro de nanociencias vocacional en esa área, entonces uno de mis objetivos es crear esa identidad, al final de cuentas, cuando nos proyectemos hacia afuera a las escuelas, que nos vean como una entidad, que si quieres estudiar posgrados y licenciatura en nanociencias y nanotecnología, este es el lugar, independientemente de que seas físico, químico, biotecnólogo.

AIC: ¿Cómo plantea la colaboración con otras instituciones académicas?

FRI: Lo que yo estoy proponiendo es hacer un consorcio nacional de escuelas de nano, donde el consorcio, la pertenencia al consorcio, potencie nuestras capacidades y los estudiantes que están en escuelas donde no tienen infraestructura como nosotros, puedan acceder de manera institucional y normada para que hagan sus prácticas profesionales o una práctica.

Eso es algo que voy a empezar a nivel regional, ya tuve pláticas con el Instituto Tecnológico de Tijuana (ITT) —que pertenece al Tecnológico Nacional de México (Tecnm)— y la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), que también tienen carreras de nanotecnología, para poder lograr esa sinergia y que eventualmente haya esa movilidad de estudiantes y que vean la potencialidad que tenemos, podemos ser un puntal de desarrollo.

AIC: ¿Qué actividades podrían desarrollar con el consorcio?

FRI: Acercarnos a las universidades para llevarles el recurso humano. Si no tienen maestros en ciertas áreas, poder llevarlos.

1-estudia1318.jpg

Estamos considerando tener una especie de laboratorio móvil, hay equipos de nanotecnología que son portátiles, como microscopio de tuneleo, de AFN, kit de electroquímica, tener un conjunto de ellos con un conjunto de cursos que cuando abras la pertenencia a este consorcio, puedas acercarla a las escuelas que no tienen esa capacidad de infraestructura para que puedan tener esa experiencia como estudiantes o como profesores.

AIC: ¿Qué condiciones se deben cumplir para consolidar el consorcio?

FRI: La condición es que nosotros internamente estructuremos la idea del consorcio, de tal forma que cuando lo llevemos afuera tenga forma, viabilidad y funcionalidad.

AIC: En cuanto al desarrollo de investigación, ¿cuáles serán los criterios para el impulso de proyectos?

FRI: Tenemos que empezar a tener una proyección internacional. La manera de lograrla, además de la vinculación de cómo se integra la nanotecnología a las cosas prácticas como combustibles, medicina, análisis toxicológicos o dispositivos que puedan servir a la industria, es que los grupos de trabajo se conviertan en un referente a nivel internacional en una determinada área de trabajo.

Lo que se impulsa es el área de investigación. Yo como director diría, este proyecto, porque de alguna manera fue el consenso, tiene esa potencialidad.

A nivel institucional, en el que yo tenga que promover recursos concurrentes, por ejemplo, de la misma universidad, para poder llevar a cabo un proyecto, yo voy a apuntalar aquellos que potencialmente tengan esa característica de proyectarnos a nivel internacional.

AIC: ¿Planea ampliar la infraestructura del Cnyn durante su gestión?

FRI: Queremos instalar un laboratorio virtual de materiales. Son computadoras de rendimiento medio con un software muy particular que permite diseñar una molécula o una proteína, haces el diseño y obtienes toda la información.

Esto será un espacio más para el desarrollo de investigación pero, además, la licenciatura tiene una materia en el área terminal que se llama nanoestructuras y diseño de dispositivos, eso sería muy ad hoc, entonces los estudiantes también tendrían acceso a través de sus cursos.

Fuente: Conacyt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *