Nacional

Instituciones regatean el pago de premios literarios a jóvenes escritores

Ganadores de concursos literarios organizados por la Secretaría de Cultura se han visto forzados a perseguir y amenazar a las instancias estatales responsables de pagarles sus premios.

Cada año, el Fondo Editorial Tierra Adentro de la Secretaría de Cultura federal lanza una convocatoria para que jóvenes escritores del país postulen sus ensayos, poemas, novelas, cuentos, crónicas y dramaturgia. El premio que reciben los ganadores es la publicación de su obra y un pago emitido por los gobiernos estatales. Dos de los ganadores de la edición 2017 acaban de recibir su pago, casi un año después del anuncio y tras angustiosas semanas de perseguir a los organizadores, sin respuesta. Fue hasta que denunciaron su caso en redes sociales y amenazaron con acciones legales, que su pago fue liberado inmediatamente.

“El 23 de julio del año pasado se anunció que mi libro ‘Arquitectura del fracaso’ había resultado ganador del premio José  Vasconcelos, que convoca la @UABJO en colaboración del Programa Cultura Tierra Adentro de la Secretaría de Cultura. Al día de hoy, a más de un año del cierre de la convocatoria, con el libro en circulación (que obviamente tiene el logotipo de la @uabjo impreso) y ya presentado, no he recibido el pago del premio”, publicó Cebey en su cuenta de Twitter el pasado 9 de abril.

En una serie de tuits, la autora relató un resumen de la odisea que la Universidad de Oaxaca le hizo emprender durante nueve meses, en los que sólo posponían la fecha: en octubre argumentaron que la Universidad estaba en crisis por el terremoto del 19 de septiembre; en el mismo mes ella salió de México por motivos laborales y les avisó que no estaría disponible, por lo que le pidieron que antes dejara un poder notarial para que su familia pudiera cobrar el monto. Así lo hizo y en enero le dijeron que estaban “revisando los requisitos para el poder notarial”, por lo que su pago saldría hasta marzo. Llegó este mes y con él, absoluto silencio: los funcionarios de la Universidad que habían sido su contacto hasta ese momento dejaron de responderle correos y llamadas.

Fue hasta que las redes sociales y los medios informativos ejercieron presión sobre el tema, que el pago de Georgina fue liberado en su totalidad y de manera inmediata, sin las complicaciones que le argumentaron durante los últimos seis meses.

“Escribir en México ya es sumamente precario, para que en los concursos crean que con la publicación ya es suficiente. Te tienes que convertir en un cobrador experto para que se dignen a pagarte”, expresó la historiadora del arte.

La Secretaría de Cultura federal y la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca fueron consultadas por Animal Político antes de que el pago de Georgina Cebey fuera finalmente liberado, pero no hubo respuesta.

Gina Cebey.

Fue el mismo caso de Eduardo Sánchez, ganador del Premio Nacional de Cuento Joven Comala 2017. Cuando Georgina Cebey dio a conocer su caso en su cuenta de Facebook, Sánchez comentó que había tenido la misma suerte:

El escritor de 32 años, originario de Jalisco, también esperaba que la premiación ocurriera a finales de 2017. Al no recibir ningún aviso, contactó a la Secretaría de Cultura de Colima y al Fondo Tierra Adentro para saber qué ocurría, pero sólo obtuvo respuesta del Fondo. “Colima no contestó ni entonces ni nunca”, relata Sánchez.

Los funcionarios del Fondo le indicaron que la premiación tendría lugar el 1 de diciembre, en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Siendo él habitante de esa ciudad, invitó a familiares y amigos a la ceremonia pero un día antes, a las 23:00 horas, le llamaron para avisarle que Colima había cancelado porque el secretario de Cultura (estatal) no podría viajar a la ciudad. “Ahí me tienes casi a la medianoche llamando para avisarles que ésta no tendría lugar”, lamenta Eduardo.

Posteriormente, el escritor supo que el secretario había viajado a Ciudad de México a inaugurar una muestra de arte en el Senado. “Puedo entender que tal evento tuviera prioridad sobre el mío, pero no que se me avisara con tan poco tiempo de anticipación o que mandara a un representante en su lugar”, expresa con molestia. Los directivos de Tierra Adentro buscaron a la secretaría de Colima para saber por qué se había retrasado el pago de Eduardo, pero tampoco ellos obtenían respuesta y, cuando finalmente la hubo, la dependencia aseguró que realizaría la transferencia, aunque ni siquiera habían pedido el número de cuenta del escritor.

Cansado de este trajín, Sánchez les escribió de nuevo para notificarles que había buscado asesoría legal y que promovería un amparo. “Al día siguiente tenía por fin el dinero en mi cuenta. Más que la tardanza –que fue bastante larga– me molesta la grosería, que no pudieran tomarse la molestia de responder mis correos y darme información. Pero en fin, burócratas a fin de cuentas”, concluye su relato.

Eduardo Sánchez.

 

Dentro del hilo de comentarios de apoyo que recibió Georgina Cebey está también el de la autora Laura Baeza, ganadora del Premio Nacional de Cuento Breve Julio Torri 2017, quien asegura que ya recibió el pago pero también de forma tardía, y cuenta otra mala experiencia que tuvo anteriormente al tratar de cobrar un premio estatal en Campeche:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tanto Georgina como Eduardo señalan que el Fondo Tierra Adentro cumplió al publicarles la obra, y que quienes incumplieron su parte del convenio fueron la UABJO y la secretaría de Cultura de Colima. En tanto, la convocatoria 2018 para los Premios Nacionales de Literatura ya fue publicada, con una excepción para los de Ensayo y Cuento, que fueron pospuestos.

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Animal Político

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *