Nacional

Tecnología educativa en la Red Late México

Por Aketzalli González

Actualmente, el avance de las tecnologías de la información y la comunicación tienen un papel preponderante en casi todas nuestras actividades. Estudios de diversos organismos han concluido que el uso conveniente de las tecnologías contribuye al desarrollo de un país. En el terreno educativo, las actuales exigencias requieren el uso de la tecnología para la generación de conocimiento científico y tecnológico. Por esta razón, es preciso acompañar el proceso educativo con los cambios vertiginosos que estimulen el aprendizaje tecnológico.

“México, al igual que el resto de los países de la región y del mundo entero, está transitando de manera acelerada hacia la era de la economía digital, en donde la forma de operar de las empresas, las personas, los gobiernos, la academia, se rige por las nuevas tecnologías de información. Hoy hablamos de cosas que hace cinco años no existían, como el Internet, la realidad virtual aumentada, los servicios de la nube, robótica, monitores. Las personas que no tengan acceso a Internet están en peores condiciones que los que no tenían acceso a luz eléctrica hace diez años. Ese es el tamaño de la digitalización”, comentó el ingeniero Javier Allard Taboada, director general de AMITI, organización privada creada para posicionar tecnologías de la información y que ha trabajado de manera activa con la Red Temática Mexicana para el Desarrollo e Incorporación de Tecnología Educativa (Red Late).

La Red Late, registrada en el padrón de Redes Temáticas Conacyt, busca impulsar la producción, apropiación, gestión y política pública en materia de tecnología educativa (TE), y tiene como objetivo apoyar el desarrollo de la educación nacional. La red lleva un año de haber sido formada y ha logrado generar conexiones a nivel internacional y nacional, además de la afiliación de distintas instituciones que buscan apoyar la incorporación de la tecnología en la educación.

El desarrollo de la Red Late

La Red Late ha logrado cumplir varios objetivos que se plantearon desde 2016 en materia de tecnología educativa, en donde una de las principales metas fue integrar y fortalecer la industria de la tecnología para la educación en el país; además de atender iniciativas de política pública que favorezcan el fortalecimiento en la educación para desarrollar ciencia y tecnología.

“La red busca funcionar con base en la sociedad voluntaria de los miembros, atendiendo problemas prioritarios de la educación. Nos interesa también difundir los trabajos de la red, mostrar los productos de la red, para ver en qué va desarrollándose el trabajo colaborativo, involucrando a la academia y otros organismos. La misión es generar un espacio de diálogo, orientado a fortalecer la ciencia, la tecnología y la innovación con el tema de interés de la tecnología educativa”, expuso el doctor Amadeo José Argüelles Cruz, responsable técnico de la red.

La gestión del año 2016 logró definir la estructura y estrategia operativa de la Red y establecer los cimientos para operar.

“Se llevó a cabo trabajo de vinculación y desarrollo de transferencia tecnológica, con el objetivo de hacer actividades de vinculación para el desarrollo tecnológico y acciones de transferencia científico tecnológicas, con la meta de vinculación para el desarrollo de transferencia tecnológica. Los indicadores se establecieron al realizar un documento de subprograma de vinculación de desarrollo y transferencia tecnológico de la red y un catálogo de servicios relacionados con el tema de la red”, indicó el doctor Argüelles Cruz.

En este año, el número total de miembros aumentó a 113, distribuidos alrededor de la república, con 65 por ciento en la Ciudad de México. Actualmente se encuentra un total de miembros que pertenecen a distintos organismos, a nivel empresarial (16 miembros), de instituciones de gobierno (nueve), instituciones de educación (19), centros de investigación (seis) y fundaciones (dos). El grado académico de los integrantes reporta ser balanceado, respecto a los grados altos, en donde están presentes miembros del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) que apoyan a estimular la parte educativa a distintos niveles.

Las actividades de promoción del trabajo de la red de este año iniciaron en la Semana Nacional de Ciencia y Tecnología, dando a conocer las actividades que generan las redes temáticas relacionadas con tecnología educativa. “Se plantearon los miembros de la red mostrar la tecnología educativa a aquellos estados con rezago educativo como el estado de Oaxaca, generando talleres donde se llevaba la programación de robots a nivel básico. Los miembros de la red han ido a foros que se hacen en Guadalajara donde muestran talleres de realidad virtual aumentada. También los miembros han llevado jornadas donde se ve la formación de clústeres en el país”, añadió.

El trabajo de la producción editorial fue otra de sus fortalezas este año, con la producción de cinco libros que se pueden encontrar en su portal. La red ha buscado vincularse y lograr colaboraciones inter red, como con la Red Temática de Ciencias Forenses, la red de Investigación en Física de Altas Energías, la Red Innovación y Trabajo en la Industria Automotriz, Red Openergy.

La Red Late también es parte del Centro Universitario de Desarrollo Intelectual (CUDI), otro de los actores en la reunión anual. Además, las universidades que son parte del consejo técnico de la red son tres de las instituciones fundamentales en temas de tecnología y, en particular, en tema de tecnología de la educación, entre las que destacan la UNAM, la Universidad de Guadalajara y el Tec de Monterrey.

Futuros proyectos

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, la doctora Marina Vicario Solórzano, fundadora de la Red Late México y de la que forma parte de su Consejo Técnico Académico, habló sobre las colaboraciones realizadas este año y los futuros proyectos. Explicó que la red ha tenido alianzas importantes a nivel internacional, la primera con el clúster Edutech de Barcelona, con un clúster de Suiza y otro de tecnología en Singapur. Otra visita que se hizo este año fue a la Universidad de Oxford y a una de sus filiales que es Oxford Brookes. “Con Oxford Brookes University se estará trabajando el próximo año con el grupo de cómputo cognitivo, en conjunto con el clúster Edutech y Red Late”.

A nivel nacional, se planea que el próximo año retomen capacitaciones con el Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa (ILCE), con su escuela de altos estudios, para hacer un inventario de posgrados nacionales que aporten capitales importantes en temas de talento a la industria y realizar un catálogo de oferta educativa.

El avance anual de la red se presentó en la segunda reunión nacional de la Red Late, en la Ciudad de México, que contó con la participación de invitados nacionales e internacionales que se abrieron paso en paneles y mesas de trabajo donde se discutió el rumbo de la tecnología educativa a nivel nacional e internacional.

Fuente: Conacyt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *