Arte y CulturaDestacadoNacionalRegional

El biólogo necesita divulgar su trabajo para repercutir en la sociedad

Armando Rivera

Cuando era niño, Craig Stanford quería ser una mezcla de Charles Darwin e Indiana Jones, y vivir aventuras en la búsqueda de especies exóticas, sobrepasar peligros y ser reconocido a lo ancho del planeta.

Desde muy pequeño, vivió rodeado de toda clase de animales. Desde los más habituales, como aves, a especies exóticas como cocodrilos, que lo llevaron con facilidad a definir su vocación.

Hoy, Stanford es catedrático e investigador de la University of Southern California, en Estados Unidos, y se dedica al estudio de gorilas y tortugas por igual. Con su experiencia en distintos países, con su especial interés en las tortugas latinoamericanas y asiáticas, llegó a la Casa de la Cultura de Gómez Palacio para ofrecer una charla a los estudiantes de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED).

Lo que busca con estos encuentros es hacerle ver la labor que deben tomar los biólogos en un planeta que tiene flora y fauna en peligro de extinción, involucrar a los jóvenes en temas de conservación.

Y es que el especialista está en la región por una serie de recorridos que hizo en Cuatro Ciénegas, Coahuila, y en el bolsón de Mapimí, para ver animales que le impresionaron, como la tortuga del Bolsón.

Otro aspecto que el investigador ve importante es luchar para que la información que consiga la ciencia no debe quedarse en el papel ni restringirse a los círculos académicos, sino que debe sobrepasar la brecha de los especialistas.

“Una parte de nuestro trabajo que la gente vea el valor de sus ecosistemas, de sus especies, para que puedan tomar mejores decisiones en conjunto con el gobierno”, dijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *