DestacadoRegional

Definirá la PGR la situación del ITT: José Luis Zapata Dávila

Alberto Triana

Este martes, alrededor de 40 maestros se manifestaron en las afueras del Instituto Tecnológico de Torreón (ITT) y después en la Procuraduría General de la República (PGR) para exigir la liberación de las instalaciones y retomar las actividades.

Y es que debido al cierre de dicho centro educativo no han cobrado las dos últimas quincenas, lo que afecta en su economía, y también de ven perjudicados alrededor de 800 alumnos que se quedaron sin clases desde el pasado 29 de octubre.

Cabe recordar que otro grupo de empleados que se autodenominaron “Trabajadores inconformes del Instituto Tecnológico de Torreón” colocaron banderas rojinegras e impiden el ingreso a manera de protesta por supuestas irregularidades encabezadas por el director José Luis Zapata Dávila.

Al respecto, Zapata Dávila dijo estar de acuerdo con los educadores que piden volver a sus labores, ya que las inconformidades se pueden externar y llevar un proceso legal sin entorpecer la formación escolar de los jóvenes.

“Quiero aclarar que entre las personas que están al interior del plantel y tiene tomadas las instalaciones solo hay una docente y cinco trabajadores de intendencia y vigilancia. Esos empleados hace poco presentaron en la delegación de Coahuila de la Secretaría de Educación Pública (SEP) un documento de queja contra mí en donde anexaron una hoja de firmas manipulada digitalmente de otro documento, tengo las evidencias, creando pruebas falsas y también lo entregaron en la PGR como argumento de defensa y justificación de tener tomadas las instalaciones, que ya de por si es un delito”.

“Yo el mismo día 29  puse una denuncia ante la PGR por la toma ilegal de las instalaciones, ya que el Instituto es de carácter federal, porque creo que lo más conveniente es que todo se resuelva mediante la ley. Esperamos que la PGR, a la brevedad, se pronuncie en relación a la denuncia y deslinde las responsabilidades a quien las tenga. La afectación es grave por el cierre de las instalaciones, si estas personas tienen denuncias contra mí, que sean auténticas y presenten las pruebas por los conductos legales, pero no teniendo como rehén al plantel porque afectan a casi 800 alumnos y 137 trabajadores”.

A decir de Zapata Dávila, la problemática no radica en las malas condiciones en la infraestructura del ITT ni en malos manejos directivos, sino que son familiares de ejidatarios que desde hace años reclaman sus tierras que se ubican donde está el plantel.

“Hay un trasfondo en esto por esas tierras”.

En respuesta a los trabajadores inconformes, en el sentido que el director no se ha acercado a dialogar, mencionó que él no tiene la competencia para atender el conflicto por las tierras y que será la PGR la instancia que defina lo de la toma de las instalaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *